35 Moisés no podía entrar en el tabernáculo, porque la nube se había posado allí, y la gloria del Señor
llenaba el tabernáculo.