32 Pero el faraón volvió a ponerse terco y se negó a dejar salir al pueblo.