8 Entonces el faraón mandó llamar a Moisés y a Aarón, y les suplicó:
—Rueguen al Señor
que quite las ranas de mí y de mi gente. Yo dejaré salir a su pueblo para que ofrezca sacrificios al Señor
.