30 Sin embargo, yo sé que todavía ni tú ni tus funcionarios temen al Señor
Dios.