35 Como tenía el corazón endurecido, el faraón se negó a dejar salir al pueblo, tal como el Señor
había dicho por medio de Moisés.