22 Por encima de ellos se extendía una superficie semejante al cielo, reluciente como el cristal.