14 Cada uno de los cuatro querubines tenía cuatro caras: la primera era la cara de un buey,
la segunda era una cara humana, la tercera era la cara de un león y la cuarta era la cara de un águila.