5 Entonces vino sobre mí el Espíritu del Señor
, y me ordenó que dijera: «Esto dice el Señor
a los habitantes de Israel: “Yo sé lo que ustedes hablan, porque conozco cada pensamiento que les viene a la mente.