28 Por lo tanto, diles: “Esto dice el Señor
Soberano: ‘¡Se acabó la demora! Ya mismo cumpliré todas mis amenazas. ¡Yo, el Señor
Soberano, he hablado!’”».