8 A la mañana siguiente, recibí este mensaje del Señor
: