32 No quiero que mueras, dice el Señor
Soberano. ¡Cambia de rumbo y vive!