8 Entonces el Señor
me dijo: