8 Sin embargo, mira, te he hecho tan obstinado y duro de corazón como ellos.