27 No fueron enterrados con honores, como sus héroes caídos, quienes descendieron a la tumba
con sus armas: con el cuerpo cubierto por su escudo
y con la espada debajo de la cabeza. Ellos cargan con la culpa porque en vida aterrorizaban a todos.