6 Tan cierto como que yo vivo, dice el Señor
Soberano, ya que no muestras rechazo alguno a la sangre, te daré tu propio baño de sangre. ¡Ahora te toca a ti!