3 Luego me preguntó:
—Hijo de hombre, ¿podrán estos huesos volver a convertirse en personas vivas?
—Oh Señor
Soberano —respondí—, solo tú sabes la respuesta.