28 Entonces mi pueblo sabrá que yo soy el Señor
su Dios, porque los envié al destierro y los regresé a su hogar. No abandonaré a ninguno de mi pueblo.