4 Luego el hombre me llevó por la entrada norte hasta el frente del templo. Miré y vi que la gloria del Señor
llenaba el templo del Señor
, así que caí al suelo rostro en tierra.