18 »”Esto dice el Señor
Soberano: a comienzos de la primavera, el primer día de cada año nuevo,
sacrifica un becerro sin defecto para purificar el templo.