8 Entonces me dijo: «Este río fluye hacia el oriente, atraviesa el desierto y desemboca en el valle del mar Muerto.
Esta corriente hará que las aguas saladas del mar Muerto se vuelvan puras y dulces.