3 Entonces la gloria del Dios de Israel se elevó de entre los querubines, donde había reposado, y se movió hacia la entrada del templo. Luego el Señor
llamó al hombre vestido de lino, que llevaba el estuche de escriba.