21 Pues, para mí, vivir significa vivir para Cristo y morir es aún mejor.