9 y llegar a ser uno con él. Ya no me apoyo en mi propia justicia, por medio de obedecer la ley; más bien, llego a ser justo por medio de la fe en Cristo.
Pues la forma en que Dios nos hace justos delante de él se basa en la fe.