22 Y aun así, las congregaciones cristianas de Judea todavía no me conocían personalmente.