4 Incluso esa cuestión surgió solo a causa de algunos que se dicen cristianos —falsos cristianos en realidad
—, que se habían infiltrado entre nosotros. Se metieron en secreto para espiarnos y privarnos de la libertad que tenemos en Cristo Jesús. Pues querían esclavizarnos y obligarnos a seguir los reglamentos judíos,