8 De esa manera, el Señor
los dispersó por todo el mundo, y ellos dejaron de construir la ciudad.