9 Por eso la ciudad se llamó Babel,
porque fue allí donde el Señor
confundió a la gente con distintos idiomas. Así los dispersó por todo el mundo.