14 Efectivamente, cuando Abram llegó a Egipto, todos notaron la belleza de Sarai.