20 Y bendito sea Dios Altísimo,
que derrotó a tus enemigos por ti».
Luego Abram dio a Melquisedec una décima parte de todos los bienes que había recuperado.