3 Tú no me has dado descendientes propios, así que uno de mis siervos será mi heredero.