4 Después el Señor
le dijo:
—No, tu siervo no será tu heredero, porque tendrás un hijo propio, quien será tu heredero.