2 Cuando llegó el séptimo día, Dios ya había terminado su obra de creación, y descansó
de toda su labor.