16 Entonces se alejó y se sentó sola a unos cien metros de distancia.
Se echó a llorar y dijo: «No quiero ver morir al muchacho».