20 El muchacho creció en el desierto, y Dios estaba con él. Llegó a ser un hábil arquero,