18 —Sí, mi señor, beba —respondió ella.
Enseguida bajó su cántaro del hombro y le dio de beber.