6 —¡No! —contestó Abraham—. Procura no llevar nunca a mi hijo allí.