35 pero las esposas de Esaú amargaron la vida de Isaac y Rebeca.