24 —¿De verdad eres mi hijo Esaú? —preguntó.
—Sí, lo soy —contestó Jacob.