32 Así que Lea quedó embarazada y dio a luz un hijo, a quien llamó Rubén,
porque dijo: «El Señor
se ha dado cuenta de mi sufrimiento, y ahora mi esposo me amará».