4 —¡No morirán! —respondió la serpiente a la mujer—.