9 Entonces el Señor
Dios llamó al hombre:
—¿Dónde estás?