28 —Tu nombre ya no será Jacob —le dijo el hombre—. De ahora en adelante, serás llamado Israel,
porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.