8 —¿Y qué eran todos esos rebaños y esas manadas que encontré en el camino? —preguntó Esaú.
—Son un regalo, mi señor, para asegurar tu amistad —contestó Jacob.