17 Luego de un parto muy difícil, la partera finalmente exclamó: «¡No temas; tienes otro varón!».