21 Pero cuando Rubén oyó el plan, trató de salvar a José.
—No lo matemos —dijo—.