11 Cierto día, sin embargo, José entró a hacer su trabajo y no había nadie más allí.