4 Abel también presentó una ofrenda: lo mejor de las primeras crías de los corderos de su rebaño. El Señor
aceptó a Abel y a su ofrenda,