9 Luego el Señor
le preguntó a Caín:
—¿Dónde está tu hermano? ¿Dónde está Abel?
—No lo sé —contestó Caín—. ¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?