8 Entonces Jacob miró a los dos muchachos.
—¿Son estos tus hijos? —preguntó.