9 Judá, mi hijo, es un león joven
que ha terminado de comerse a su presa.
Se agazapa como un león y se tiende;
como una leona, ¿quién se atreverá a despertarlo?